Damos la bienvenida al Otoño en Vaivén Madre de día

Hace ya unas semanas que nos despedimos del periodo de adaptación en Vaivén. Los niños ya han adquirido las rutinas del nido, y se sienten seguros y felices. Ahora ya podemos saludar al otoño y disfrutar de las hojas caídas en la Casa de Campo, de los charcos y la arena mojada.

wp_20161026_0026

Todos los días salimos al parque o al jardín, pero los miércoles son  especialmente interesantes porque nos vamos a la casa de Campo, donde podemos disfrutar del otoño con más intensidad. Vamos a ver a los patos que nadan en el pequeño estanque cercano al puente de la culebra; los niño van caminando, explorando y descubriendo el mundo a su alrededor: árboles, aves, cursos de agua y fuentes…

También aprovechamos nuestros paseos para ir recogiendo pequeños tesoros que vamos encontrando en nuestro camino, y que luego utilizaremos para nuestra mesita de estación. Recolectamos bellotas, castañas, ramas, trozos de corteza de los árboles, piñas y hojas. Cuando llegamos a casa, muchos de estos tesoros pasan a formar parte de la “mesa de estación”. De este modo, ya recogidos en el calor del hogar, recordamos todas las cosas que la naturaleza nos regala en éste periodo del año además de la lluvia y el frío, que aún permanece durante un buen rato en las mejillas coloradas de los pequeños. Además estamos empezando a secar las hojas caídas de los árboles, hojas que ya lucen los colores del otoño, y que pronto utilizaremos para hacer nuestros farolillos de invierno. Sin embargo, lo más importante es que al aire libre los niños ejercitan su motricidad: corren, suben y bajan cuestas y desniveles. Desarrollan su imaginación: descubren rincones mágicos donde encontrar juegos insospechados, y se abren todos sus sentidos.

Cualquier buen observador que tenga la oportunidad de disfrutar de la naturaleza en compañía de niños podrá comprobar por sí mismo la alegría con la que viven  estos momentos de juego;  muchos profesionales  psicólogos y pedagogos, ya lo han observado y han dado el paso de la observación al estudio. Este hecho les ha permitido descubrir y comprobar todos los beneficios que tiene para nuestros hijos el contacto con la naturaleza. Y no solo eso, además de beneficioso se ha comprobado a través de numerosos estudios que se trata de una auténtica necesidad para su desarrollo integral.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s